[Review] Santiago Gets Louder Meets Solid Rock: Golpe de knock out.

Todo Blast! en pleno se dejó caer en la tercera versión del festival Santiago Gets Louder (El Domo II), quién unió fuerzas con Solid Rock para traernos uno de los espectáculos que más prometia en este año y acá les contamos que fue lo que vivimos.

Temple Agents

Eran casi las 16:30 hrs. y los nacionales Temple Agents abrían los fuegos de una jornada que prometía ser épica. Con Red Demons daban inicio a su set y un sonido cargado al metal alternativo americano. Algo que a veces no es muy del gusto del clásico metalero chileno, pero que mantuvo atentos a muchos de los asistentes que iban llegando. Con canciones como Free y Find The Place mostraron que son una banda que suena excelente y que sus miembros se entienden muy bien en el escenario, algo que no es fácil de lograr. Por otro lado también se dieron espacio para presentar mucho material de la placa que lanzaron este año, Rise. Y así sonaron canciones como Politics, Listen What I Say y Can’t Do It Alone.

Siempre es difícil ser la primera banda de la jornada, ya que el público está recién aclimatándose y puede actuar de manera reacia. Pero Temple Agents sacó adelante la tarea y con gran actitud, donde primó el desplante de Ale Solar en las voces, quién se adueña en gran forma del escenario y que el público logra percibir. La banda nacional aprobó con creces y lo saben.

Setlist:

  1. Red Demons
  2. Politics
  3. Free
  4. 10 Years
  5. Listen What I Say
  6. Can’t do it Alone
  7. Find the Place

Recrucide

Los nacionales de Recrucide son, actualmente, una de las bandas de mayor impacto en la escena del metal chileno con gran proyección internacional. Si bien sus orígenes se remontan a dos décadas atrás, el nivel de sus últimas producciones los ha llevado a un plano de relevancia como nunca antes. El extraordinario disco The Cycle (2017), su última placa, los llevó a una gira por Europa en donde se consolidaron como la más importante banda de death metal chileno.

A eso de las 17:30 horas los músicos suben al Monster Stage. La banda conformada por Rodrigo Zepeda (voz y bajo), Rodrigo Alpe (guitarra), Guillermo Pereira (batería) y Hernán Muñoz (guitarra) se lanzaron con todo. Con un sonido compacto y agresivo, exprimieron esos 30 minutos de show de manera brutal.

El headbanging no se hizo esperar. Cerca de mil metaleros movieron sus melenas al viento, armaron un gran moshpit y no les importó soportar el fuerte sol que nos tenía sedientos de unas gélidas cervezas.

El show estaba armado a la perfección, las guitarras con sus sonidos desgarradores, el ritmo insano de la batería, el bajo rumiante y la potente voz de Zepeda, nos envolvieron en una nube tenebrosa que nos dejó locos a todos.

Uno de los momentos más notables de la presentación fue el cover de Mambo de Machaguay de Los Jaivas, en clave casi imperceptible respecto a la original por la rapidez dispuesta, pero que sorprendió gratamente a los asistentes.

Recrucide tiene un sonido excepcional y una pulcritud envidiable. ¡Que lujo para el metal nacional!

Setlist

  1. Intro (Piano)
  2. Death Confession
  3. Tyrano
  4. Black Lamb
  5. Ritual
  6. Dream Murder
  7. Collapse
  8. Ash
  9. Hipócrita
  10. Carnage
  11. God Didn’t
  12. Uncontrolled
  13. Obliteration
  14. Art Of Crime

Criminal

Hablar de Criminal es hablar de Anton Reisenegger, y hablar de él es hablar de la historia del metal en nuestro país, de uno de los arquitectos que ayudó a construir la escena en Chile, y como era debido, su show partía con un clásico como lo es Collide seguida de Self Destruction. Acompañado por Sergio Klein en guitarra, Dan Biggin en bajo y Sergio Estrella en batería, dejaban en claro que la banda goza de una perfecta forma.

Down Driven, sacado de su último lanzamiento Fears Itself, llegaba para azotar cabezas y desatar mosh en un escenario que se encontraba repleto de espectadores, y así fue como se dejó caer Victimized, en donde se podía ver cómo los músicos disfrutaban tanto como los asistentes, en una agradable tarde cargada al metal de primer nivel.

Slave Master, Rise and Fall y Por la Razón o la Fuerza continuaron un show acotado pero poderoso, en donde hay que decir que la batería de Estrella sonó arrolladora, al igual que los solos de Klein, mientras muchísimos insanos repletaban el Monster Stage. Hijos de la Miseria nos regresaba a los primeros años de la banda, en donde a puro pulso los comandados por Reisenegger se abrieron las puertas, y botaron algunas, para así forjar su camino a la trascendencia musical de nuestro país.

Con Akelarre y El Azote el show ya daba luces de llegar a su final, pero no sin antes terminar de volar las últimas rajas de los asistentes con New Disorder, poniendo fin a su show en el SGL, una banda que siempre es un agrado ver, más todavía cuando uno tiene ganas de descargar todo dentro de un mosh, cortesía de los acordes de Criminal.

Setlist:

 

  1. Collide
  2. Self Destruction
  3. Down Driven
  4. Victimized
  5. Slave Master
  6. Rise and Fall
  7. Por la fuerza de la razón
  8. Hijos de la miseria
  9. Akelarre
  10. El azote
  11. New Disorder

 

Black Star Riders

Black Star Riders llegaba a Chile con tres discos a cuesta en casi 6 años de carrera, formándose de la última formación en vivo de Thin Lizzy, y hace unas semanas anunciaron la partida de su guitarrista fundador Damon Johnson, quien será reemplazado a partir de enero del próximo año por Christian Martucci (Stone Sour), por lo cual en el SGL se daba el primer show del sustituto temporal Luke Morley (Thunder). Considerando que para muchos la banda puede sonar desconocida, era necesario entregar el contexto en el cual se dió su presentación del pasado viernes, la cual comenzó un poco antes de lo presupuestado con una cancha del Movistar Arena a media capacidad, con una mezcla de curiosos y otros quienes seguían a la banda desde hace harto rato.

El show comenzó con All Hell Breaks Loose, canción que le da el nombre a su álbum debut, y prosiguió con el clásico de Thin Lizzy Jailbreaker, algo que no es novedad en sus setlist, considerando que el repertorio de la banda del difunto Phil Lynott es parte del ADN de los comandados por Ricky Warwick, más aún considerando que en sus filas está presente el legendario guitarrista Scott Gorham.

Luego se dejaron caer Finest Hour y Heavy Fire, pertenecientes a su segundo y tercer disco respectivamente, siendo esta última el title track del mismo, y en estas canciones quedó demostrado lo bien que suenan en vivo los formados en Estados Unidos, pero con claras raíces irlandesas. La banda completada por el enérgico Robbie Crane en bajo y el increíblemente carismático y habilidoso Chad Szeliga en batería, es toda una experiencia para ver en vivo, como quedó demostrado con Soldierstown, canción que un Warwick sin guitarra en mano se encargó de presentar como un tema que claramente traía impreso el espíritu de Irlanda en sí.

The Killer Instinct, Before the War y When the Night Comes In se encargaron de ganarse a los últimos indecisos presentes en una cancha que se fue llenando de a poco, con un hard rock ganchero y directo que invita a la fiesta, y que se desató cuando se despachaban otro clásico mundial como lo es The Boys Are Back in Town, despertando las voces de propios y extraños, con un Warwick haciéndole honor al líder de Thin Lizzy. Con Kingdom of the Lost el show ya empezaba a despedirse, con un Morley que parecía llevar toda una vida con la banda en una perfecta complicidad con Gorham, y así llegaba Bound For Glory, primer single en la historia de BSR, y la que cerraba el show que marcó no solo su debut en Chile sino que en toda Sudamérica. Un Ricky Warwick con su guitarra en lo alto concluía una presentación en la que más de algún adepto deben haber ganado y más de algún fan pudo disfrutar de un show esperado por varios años, y que ahora habrá que aguardar para saber cuándo se repetirá su presencia en estos lados, porque de momento la cuenta fue saldada y con un set conciso pero perfecto.

Setlist:

 

  1. All Hell Breaks Loose
  2. Jailbreak (Thin Lizzy cover)
  3. Finest Hour
  4. Heavy Fire
  5. Soldierstown
  6. The Killer Instinct
  7. Before the War
  8. When the Night Comes In
  9. The Boys Are Back in Town (Thin Lizzy cover)
  10. Kingdom of the Lost
  11. Bound for Glory

 

Alice In Chains

En un comienzo habían dudas de cómo iba a funcionar esta mezcla de los chicos de Seattle con una banda tan emblemática como Judas Priest. Sin embargo, y tal como ha dicho Jerry Cantrell, para ellos el grunge es una etiqueta que les colocaron en los 90’s, pero si se refiere a estilo musical digámoslo con todas sus letras, Alice In Chains es una banda de heavy metal. Y es así que una vez que se apagaron las luces todos los cuestionamientos quedaron en el olvido. Con quince mil personas repletando el Banco de Chile Stage dieron inicio con Check My Brain y la cancha se volvió una locura. Siguió casi sin pausa Again y la euforia era tanta que incluso se pudo ver a Cantrell cabeceando como en su mejor época noventera.

En su primera pausa, los de Seattle nos recuerdan que vienen presentando su nuevo disco, Rainier Fog (probablemente el mejor desde su reunión). Dan el vamos con la rockera Never Fade, que tuvo una gran respuesta del público, donde además Sean Kinney tuvo problemas con el pedal del bombo de su batería y tuvo que ser reemplazado, lo que generó algunas bromas por parte de Cantrell, quien dijo que el público estaba tan ruidoso que estaban destrozando los equipos de la banda. Una vez solucionados los problemas, la adrenalina volvió a mil con Them Bones y Dam That River, donde la primera mitad de la cancha se volvió una carnicería, y para cerrar esta pequeña trilogía de los sonidos más pesados de la banda, Hollow.

A continuación, William DuVall se cuelga la guitarra y nos regala una sorpresa mayúscula llamada Heaven Beside You y que fue coreada por el Arena entero. El karaoke masivo y desgarrador siguió con Down In A Hole y No Excuses. Comienza a sonar el denso bajo del carismático Mike Inez dando comienzo a Stone, seguida de la pesada We Die Young que animó a todos a saltar como si el mundo se fuese a acabar. Nuevamente bajan las revoluciones con una gran versión de Your Decision para pasar a la furiosa Angry Chair, donde al igual que en su debut en Chile en aquel Festival Maquinaria de 2011, la unieron con Man In The Box, donde el público lo dejó todo.

Para el final y sin encore, The One You Know hizo cabecear a gran parte del respetable y le siguió otra sorpresa para los más fanáticos, Got Me Wrong. Ya para cerrar, las infaltables Would? y Rooster, que dejaron con piel de gallina a muchos en el público. Alice In Chains brindó un show poderoso, pero corto. Se notó a una banda que estaba en “modo festival”, sin interactuar mucho con el público, para aprovechar los minutos en canciones. Esto no opaca para nada su presentación, que dejó más que satisfechos a los fanáticos que concurrieron en masa para ver a uno de los insignes de los noventa.

Setlist:

  1. Check My Brain
  2. Again
  3. Never Fade
  4. Them Bones
  5. Dam That River
  6. Hollow
  7. Heaven Beside You
  8. Down in a Hole
  9. No Excuses
  10. Stone
  11. We Die Young
  12. Your Decision
  13. Angry Chair
  14. Man in the Box
  15. The One You Know
  16. Got Me Wrong
  17. Would?
  18. Rooster

Judas Priest

Después del show de Alice In Chains se hacía notar el cansancio entre los asistentes, en especial los que estaban en cancha. Pero faltaba el plato fuerte y apenas se exhibió el gran telón que cubría el escenario se supo que lo que venía iba a ser brutal. 10 minutos antes de lo previsto se apagan las luces y por los parlantes comienza a sonar War Pigs. Cae el telón, comienzan los primeros riffs de Firepower, se escucha un grito sublime de Halford y la locura se desata. Sin pausas suena la primera gran sorpresa, Running Wild, y muchos no lo podían creer. Una canción que la rescataron para esta gira y no era tocada hace casi 40 años. Así como también debutaba en nuestras tierras Grinder, que hizo saltar a toda la cancha.

Luego de una pausa, el inmenso Rob Halford se dirige al público para saber si están listos para lo que se venía. Otro gran clásico, Sinner, donde Richie Faulkner se robó la película con su carisma en el escenario y un solo espectacular. No iba ni media hora y aún quedaba otra sorpresa, The Ripper, donde toma protagonismo Andy Sneap, el productor detrás de Firepower y quien ha tenido la titánica tarea de reemplazar a Glenn Tipton, quien sigue en su lucha contra el desgraciado mal de Parkinson. ¿Cumple Sneap? Totalmente. Hoy se muestra muy suelto en el escenario y haciendo solos muy al pie de la letra, para que no se pierda la esencia de Tipton. La verdad es que el amo y señor de la velada fue Rob Halford. A sus 67 años su voz está a un nivel alucinante. Era difícil de creer que aún pueda hacer esos agudos altísimos que dejaban eufóricos a todos. Simplemente The Metal God, y así lo siguió mostrando en Lightning Strike de su última placa, y Desert Plains.

No Surrender y la coreada Turbo Lover fueron las encargadas de colocar la energía a mil, para continuar con The Green Manalishi (With The Two Prong Crown) que curiosamente no animó a muchos, quizás por ser una canción menos frecuente de Priest, aunque hubo otros que la disfrutaron a concho. Night Comes Down fue algo que nadie vió venir. Las líneas de bajo a cargo del inmortal Ian Hill fueron una delicia y con la gran performance que hace Halford lograron un momento conmovedor. La intro Guardians antecede al tema más épico de la última placa de los británicos, Rising From Ruins, que fue un deleite escucharla en vivo. Y quizás el momento más espectacular de toda la noche fue Freewheel Burning, donde Scott Travis destruyó el Movistar Arena con su batería llevando la canción a otro nivel, con Halford logrando esos agudos imposibles y las guitarras paralelas de Faulkner y Sneap volviendo locos a todos. Fue para escuchar de rodillas.

En la recta final sólo quedaba tiempo para fiesta. You’ve Got Another Thing Comin’ y Hell Bent For Leather mostraron la cara más old school de Judas, junto con la infaltable Harley de Halford. Los mosh empiezan a exhibirse en la cancha mientras la banda se manda Painkiller, donde la pantalla central exhibió imágenes de Glenn Tipton, mientras Richie Faulkner ejecutaba su solo. Momento más que emocionante. El encore fue sin misericordia, comenzó la intro The Hellion continuada por Electric Eye, con todos los asistentes coreando a todo pulmón y la banda no nos dejó ni pestañear cuando comenzó Breaking The Law, himno de la rebeldía que desató la locura. Todo terminó con Living After Midnight y una banda que dejó hasta el alma frente a nosotros. A esta altura no tienen que demostrarle nada a nadie y aun así nos entregan shows para recordar por años, eso es algo que solo los más grandes pueden hacer. Mientras se despedían, la pantalla central exhibía la frase “The Priest Will Be Back!”. Esperemos que así sea, ya que hay planes para celebrar los 50 años del grupo, algo que sería un imperdible ver en vivo. Mientras tanto, solo queda agradecer la entrega de Judas Priest. El acero británico sigue tan afilado como siempre.

Setlist:

  1. Firepower
  2. Running Wild
  3. Grinder
  4. Sinner
  5. The Ripper
  6. Lightning Strike
  7. Desert Plains
  8. No Surrender
  9. Turbo Lover
  10. The Green Manalishi (With the Two Prong Crown)
  11. Night Comes Down
  12. Guardians/Rising From Ruins
  13. Freewheel Burning
  14. You’ve Got Another Thing Comin’
  15. Hell Bent for Leather
  16. Painkiller

-encore-

  1. The Hellion/Electric Eye
  2. Breaking the Law
  3. Living After Midnight

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s