[Review] Alice In Chains – Rainier Fog

Cinco años han pasado desde que los chicos de Seattle sacaron una producción de estudio. En ese tiempo fue The Devil Put Dinosaurs Here, una placa que, a pesar de tener un puñado de buenas canciones, cumplía con lo justo y dejaba un gusto algo agridulce porque a una banda de esta envergadura se le exige un poco más. Ya en los años posteriores, la banda se tomó la actividad con más calma, sin presiones para enfrentar este nuevo disco.

Es así como Rainier Fog refleja a una banda con una madurez en estado pleno, que ya no está para tomar grandes riesgos y prefiere pulir la fórmula que los ha llevado al éxito desde su reunión. Desde su comienzo, con la que fue el primer adelanto de esta placa, The One You Know, se nota la mano de Jerry Cantrell con un riff muy denso y marcial, así como también quien lleva la batuta de manera indiscutible dentro del cuarteto.

Por otro lado, en este disco hay un Willam DuVall que sabe que a esta altura no tiene que rendirle cuentas a nadie por reemplazar al inmenso Layne Staley. Coloca su propio sello en canciones como Rainier Fog o Never Fade, temas más directos y hardrockeros que le dan frescura a la banda. Sin embargo, donde hay una sinergia a gran escala es en Red Giant. Con unos riffs oscuros y junto a una base formada por Mike Inez y Sean Kinney, otorgan un groove monstruoso y envolvente que catalogan a esta canción como el punto más alto del disco.

Un infaltable en las últimas producciones de la banda es una canción que coloca los paños fríos, quizás Fly aparece de manera repentina después del mazazo que es Red Giant, pero suena inspiradísima. Lo mismo ocurre con Maybe, que presenta una vibra similar al Jar Of Flies, con arpegios complejos y que agregan algo de oscuridad, en contraste con unos coros muy “oreja”. Por otro lado, hay pasajes de esta producción que pasan sin pena ni gloria, como es el caso de la sabbática Drone y también Deaf Ears Blind Eyes, las cuales suenan planas, sin la chispa que venían mostrando Cantrell y compañía. Las cosas vuelven a tomar curso en su recta final con So Far Under, donde DuVall toma exclusivo protagonismo en una canción densa, con un resultado algo menos pesado que A Looking In View, de aquel cada vez más lejano 2009. Y ya cerrando el baúl, All I Am comienza como una melancólica balada que va in crescendo gracias a la voz de Jerry Cantrell, quién se roba el protagonismo absoluto en este cierre.

No es fácil para una banda que marcó a toda una generación seguir sonando con tanta vitalidad y no caer en la parodia de sí misma. Alice In Chains presenta su trabajo más prolijo desde la vuelta de la banda con William DuVall en las voces, integrane que a esta altura se siente con una gran comodidad dentro de la banda, sobre todo porque no es fácil colocarse en las botas de alguien tan emblemático como Layne Staley. Pero DuVall logra colocar su sello personal y eso es algo que siempre se agradece. Por otro lado, el resto de la banda no ha perdido ningún ápice de su calidad y todavía se siente el hambre de seguir irrumpiendo en la escena musical. Esperemos que sea por un buen período más, por ahora, los de Seattle pueden seguir azotando al mundo.

By Mato

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s