[Review] Afterglow en Lemmy Bar: hasta quedar sin aliento.

Noche de miércoles, y de la generosa oferta de tocatas que hay en la capital de la nación, la cita elegida es en Lemmy Bar, donde se presentarían las bandas Outsiders y Afterglow, en una noche algo fría que pintaba interesante, y por eso nos dejamos caer por allá, a ver que tal estaba todo.

Como llegamos tarde (la pega nos absorve y tiene locos a todos, somos humanos y tenemos que parar la olla), no pudimos ver a los cabros de Outsiders, que abrían la jornada, y que según las opiniones que pudimos recoger en el lugar, se mandaron un buen y contundente show, que dejó contentos a los pocos chascones que se animaron y salieron de sus casas por una cerveza y buena música a mitad de semana, y que fueron bien recompensados.

Estábamos ya bien refrescados en la garganta cuando salió a escena Afterglow, banda a la que hace unos días le hicimos un review a su disco recién salido “Breathless”, y que nos dejó marcando ocupado, así que queríamos verlos en vivo, para ver que tal sonaban esas buenas canciones y el álbum que nos regocijó las pailas. Hace un tiempo un músico me dijo “es complicado tocar cuando ves más el piso que pies en el público”. Y estoy de acuerdo con esas palabras, porque no creo que sea fácil para un músico o banda presentarse ante un público no muy numeroso. Pero también creo que enfrentarse a esas condiciones y salir adelante, diferencia a las bandas normales de las que hacen su música desde el corazón, sin importar la cantidad de gente presente en el local de turno.

Si hay algo que tiene de sobra Afterglow, es corazón en su música, y así lo hicieron sentir sobre el escenario del Lemmy Bar. Un setlist que llevaba a escena la esencia y energía del disco. Partieron un poco lentos, como camión petrolero, porque costaba igual empaparse de la energía de los asistentes, pero de a poco fueron agarrando vuelo, hasta llegar a la energía máxima y demostrar de lo que son capaces, sonando a toda raja y entregándose como si el mundo se acabara en un rato más.

Con momentos poderosos y de calma, tal como la respiración del disco, fue bacán sentir la energía del poner play en un reproductor, ahora sonando en vivo. Y se nota que tienen armas y capacidad de más, y de dejar boquiabiertos a muchos más. Cuando lo que se canta se siente, se nota al interpretarlo. Y los sentimientos no se mienten, y lo transmiten tanto en el disco como en el vivo, y eso se agradece hasta el último “salud” con la birra en la mano, con la honestidad que los caracteriza.

Micrófono al suelo, despedida al público y los últimos aplausos antes de las fotos finales, mientras comienza todo a desarmarse para culminar la jornada. Y la sensación es de haberlo pasado bien, haber disfrutado una buena tocata y hasta quedar con la garganta un poco raspada por haber cantado mas de alguna canción. Balance positivo y dedo para arriba a Afterglow, una banda que cumple con lo que muestra y promete al escuchar el disco, de forma simple y honesta. Así que para la próxima tocata de ellos, no sean flojos y levanten la raja para ir a verlos, que no se van a arrepentir.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s