[Review] Babasónicos en Teatro Coliseo: Una fiesta popular

Noche aún tibia de sábado en Santiago, una de las últimas del otoño. Si alguien aún tenía frío, bastaba con darse una vuelta por el Teatro Coliseo y eso se remediaba. Casi las 21 hrs y el recinto estaba casi repleto, esperando ver a los argentinos de Babasónicos, que volvían a nuestro país con un show eléctrico y que prometía desatar las pasiones y subir la temperatura de la noche a todos los contertulios.

Casi puntualmente comenzaron los sonidos, y nos quedó más o menos claro para donde iba la micro. La banda venía a apoderarse de los sentidos de los presentes, a punta de canciones e interacción musical con quienes estábamos en el teatro. Sin parafernalia, con una simple pantalla gigante detrás de la banda que mostraba proyecciones y un constante juego de contraluces y oscuridad, bastó para crear un ambiente grato y cómplice para todos los presentes. Babasónicos es una banda que tiene un público militante, fiel y que va a ser parte de una fiesta con sus canciones preferidas y su banda favorita. Acá casi ninguno iba a descubrir a estos argentinos, sino que eran compañeros de hartas juntas y batallas.

Uno se pone a mirar a la gente y nota que están todos como en trance. El karaoke es espontáneo de la masa, y no es necesario ver escenas de euforia y gente gritando como desquiciados, para darse cuenta que se disfruta lo que se ve y se escucha. Es una especie de misa, de ceremonia de un culto pagano que se subyuga a la voluntad de la banda, y lo que hace, dice y expresa Adrián Dárgelos, el predicador principal. Entre luces tenues, cálidas, harto contraluz y un ambiente como esos cuando uno está en una cita particular, íntima, se desarrolla todo este flirteo medio calentón, con movimientos sinuosos, miradas cómplices, voces como al oído y ese toqueteo a la distancia.

Babásonicos volvía a nuestro país con su tour “Un show eléctrico”, su regreso al formato enchufado después de dos años girando y tocando sus temas en modo acústico, y esa electricidad se hace presente durante el show. La fiesta se disfruta al pasar de las 28 canciones y casi dos horas de show, donde nadie arranca a pesar que la temperatura va aumentando paulatinamente al interior del teatro, como invitando a que uno empiece a desabrigarse… No hay clichés y frases armadas y prefabricadas, acá la cosa corre solita, como si la música no tuviera moral y la invitación a compartir no necesitara tarjetas.

Con un setlist repartido en toda su discografía, pero con harto de sus discos más populares, de la época de Infame y Anoche, este predicador de barba larga y movimientos insinuantes en conjunto con su séquito de provocadores, hace que uno termine cantando y bailando piola en su lugar, abrazado a la pareja si es que la hay, o en formato solitario o grupal según sea el caso, pero muy involucrados con lo que está pasando. Con sus hits más arrolladores, obviamente la reacción es más desatada, pero acá la feligresía babasónica demuestra la fidelidad a su banda, y no hay canción donde no haya gente en estado de devoción sin contrapesos.

Desde el comienzo provocativo con Suturno y ¿Y Qué?, a la invitación a bailar de “Pendejo” y “El ídolo”, llegamos a ese momento de calma con “Flora y Fauno”, que termina con la furia de “Rabioso”, y Babasónicos siempre en control de toda la situación y las emociones. Ya hacia el final de la primera parte, atacaron con una seguidilla de esas canciones que el fanático común y corriente espera, para cantar y bailar, sumándose a la masa en ebullición, con “Fan de Scorpions”, “Putita”, “Carismático”, “Yegua” y “El Colmo”. Una pausa para tomar agua, bajar las revoluciones, pasar al baño o concretar lo que pudo surgir durante un show provocador, dan paso al cierre. “Así se habla” pone punto final a una ceremonia musical pagana, con pocas razones para irnos al cielo, y demasiadas para pensar que el infierno es nuestro destino, por entregarnos a los placeres de todo tipo. Babasónicos es una banda que te revuelve los sentidos, invitándote a gozar lascivamente, y lo logran a toda raja. Apostaría que no todos se fueron derechito para la casa después del concierto…

Si fueron y quieren revivir lo que vieron, o si no fueron y quieren saber que se perdieron, acá está nuestra galería de fotos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s