[Review] Lefutray + Sobernot en Bar de René (14.04.2018)

El maldito rock es una necesidad vital, de esas que te llaman y hay que hacerles caso. Por eso la noche del sábado pasado nos fuimos a dar una vuelta por el Bar de René, templo del mundo chascón de la capital, a ver un combo que prometía dejarnos vueltos locos. Se presentaban Lefutray y Sobernot, así que no lo pensamos mucho y partimos para allá.

Ya con las chelas en la mano, estábamos listos para hacernos bolsa las orejas. Y así no más fue. Abrió la noche Lefutray, y aunque no estaba lleno, había hartos chascones con un hambre descomunal de metal, y les dieron en el gusto.

Lo de Lefutray es contundente. En un género como el thrash, donde hay tantas bandas y sonidos, y cuesta para un parroquiano con una oreja no muy experimentada diferenciar una banda de otra, estos cabros a punta de honestidad brutal y sonido agresivo saben llenar el espacio y dejar huella, haciéndose reconocibles y recordables. Para los fanáticos y seguidores del estilo, esto los hace especiales y reconocidos. Sin mayores extravagancias ni adornos, son como una avalancha de furia desatada, con un sonido potente que te contagia y hace que los escuches con atención mientras movemos la chasca. Con suerte nos acordamos (menos mal) que tenemos chela en las manos, mientras el cuello se nos mueve.

Contundentes como un mazazo en la cabeza, estos cabros hacen valer todos los años que llevan chasconeando insanos en nuestro país, mostrando los temas de sus discos previos y dando un lugar especial a “Labyrinth”, lo más nuevo de su repertorio y que deja ver como se viene auspiciosamente el próximo álbum de la banda, lo que da forma a un show sólido y que se las trae. Casi una hora bastó para que nos dejaran claro que esta máquina potente llamada Lefutray opta por hacer las cosas de la manera simple, pero bien.

Tomamos un poco de aire y es el turno de Sobernot, una de las bandas más interesantes por estos días en esta larga y angosta faja de tierra conocida en Wikipedia como Chile. Lo de ellos es una apuesta por otras formas de llegar al sonido de la banda. Independiente de influencias y gustos de ellos, el sonido se desarma en una maquinaria de cuatro partes que arriba del escenario convergen en un sonido fresco, atrapador y que no tiene nada que envidiarle a nadie. Cada instrumento y la voz pareciera que tienen origen y energía propia, y la forma en que lo juntan y el resultado es bacán. No siguen reglas ni códigos, sino que generan un todo que te noquea y te sorprende, y más encima que te deja marcando ocupado, como si fueran una especie de 4 jinetes del Apocalipsis, cada uno con su bandera y llegando todos a la par a ejecutarnos. Con un disco en camino (y que esperamos desde hace rato, tanto ellos como todos, y que es motivo de muchas bromas de la banda y el público), cada show que tienen es un calmante para quienes están esperando su disco. Y la tocata del sábado donde René, fue increíble.

Por si fuera poco, más encima los Sobernot lo pasan la raja y se dan el tiempo y las ganas de compartirlo con la manga de insanos, cuando bajan a tocar y cantar entre el público, haciendo más bacán la experiencia de verlos en vivo. El día que el batero se anime y pueda tocar con el resto de la banda abajo del escenario, será hardcore ver como todos tocan entre tanto enajenado de negro. Porque estos cuatro jinetes hasta se dieron el gusto de hacer un par de covers, y uno de ellos, llamado Cowboys From Hell ( de Pantera, por si no lo cachan). No creo que sea casualidad, porque estos jinetes tienen las riendas de lo que hacen, y van por buen camino.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s