[Review] Radiohead en Chile: Festival SUE 2018

Ingleses son ingleses. Puntualmente a las 9 de la noche se apagaron las luces y comenzó la presentación (muy esperada) por segunda vez en Chile de los británicos de Radiohead, como número central del Festival SUE 2018, que además contó con las presentaciones de Föllakzoid, Junun y Flying Lotus, que se llevó a cabo en el Estadio Nacional. Y el día se había nublado, como si el pulento se pusiera de acuerdo con darnos todas las condiciones para escuchar a la banda insigne de la melancolía. Memes circularon por doquier en las semanas previas, haciendo referencia a lo que provoca en el público seguidor de la banda el escuchar sus canciones. Y fuimos para ver que tan así era, y estamos acá para contarlo.

DG MEDIOS ©Jaime Valenzuela

La propuesta de Radiohead queda clara desde el principio, tanto para los fanáticos talibanes tanto como los que van a verlos por curiosidad o simple disfrute de la música en vivo. Lo de ellos en estos días es crear ambientes más que tocar canciones, y usan todos sus instrumentos, cuerpos, armonías, luces y sonidos para, en cierta forma, hipnotizarte. Envolverte en atmósferas que te dejan bien pa’ dentro. Y si no estás preparado, puedes quedar marcando ocupado un buen rato. Las luces a veces pueden ametrallarte los ojos, encandilarte, tomando control de lo que nos ingresa por los ojos y de cierta forma, hasta el cuerpo y mente de uno queda medio shockeado. Cada uno después puede testimoniar si quedó pa la cagá o en trance, o si le dió sueño y bostezó porque no tocaron sus canciones favoritas de la adolescencia, en medio de tanto ruido o sonido envolvente. Pero indiferente, creo que nadie salió así del estadio.

DG MEDIOS ©Jaime Valenzuela

El público se dejaba manejar y estimular sin mayor resistencia. No había gente saltando, cantando con poleras al viento o pareciendo barra de equipo de fútbol. Casi 40 mil personas en una verdadera ceremonia catártica, en que la banda se pone delante y entrega lo mejor de sí, pero siempre en función de lo que los motiva a hacer música y como la entienden en estos tiempos. Los que iban a ver una banda de rock tradicional, con canciones de coro e himnos de su adolescencia o juventud, no salieron muy satisfechos de un concierto que duró casi dos horas y media, y seguro no quedaron muy contentos después de pasar algo de frío y, si no estaban muy cerca del escenario (el caso de la mayoría de los asistentes), no ver mucho del show sobre el escenario, ya que las pantallas gigantes estaban más destinadas a mosaicos con algunas imágenes de todos los integrantes de la banda, junto con imágenes y efectos luminosos que son parte de su propuesta visual, así que no mostraban mucho de lo que pasaba sobre el escenario.

Radiohead es Radiohead. Una banda que no es sólo guitarra, batería o un teclado. Es un conjunto de músicos y máquinas que se comparten el protagonismo, comandados por un frontman que lleva las ondas de sonido a expresión física, con sus movimientos y espasmos, además de poner voz a la melancolía y responder al nombre de Thom Yorke. No interactúa mucho con el público en forma verbal. No fueron más de 5 o 6 frases que dedicó al respetable, pero se las ingenió para imponer sus términos y su voz.

DG MEDIOS ©Jaime Valenzuela

Hubo grandes momentos, sobretodo con las canciones de formato más clásico, y donde la gente cantaba o sacaba sus celulares para grabar el momento. Con un sonido que partió algo débil (al menos para los veíamos de lejos el show) pero que funcionó de pelos de ahí en adelante, disfrutamos de temazos como Pyramid Song, la gran Street Spirit (Fade Out), nos quedamos pegados con la tremenda versión de Weird Fishes/Arpeggi, el machacante y envolvente retumbar de Bodysnatchers, o los sentidos momentos de recuerdo con unos clásicazos que responden a los nombres de Fake Plastic Trees y The Bends. En un show que duró más de lo que pensábamos muchos y que, desafiando al frío que empezaba a asomarse por Santiago en el inicio de la gira sudamericana de Radiohead, duró 150 minutos que llegaron a su fin en gran forma con un par de himnos máximos de los británicos, las muy coreadas Paranoid Android y Karma Police.

Lo de Radiohead dejó a la mayoría de los asistentes boquiabiertos y extasiados, porque sabían a lo que iban, y se los dieron en gran forma. No faltará quien quiería escuchar esos hits de mediados de los 90 que hoy no entran en los planes de la banda, pero creo que todos estamos de acuerdo en que el show que presenciamos, fue tremendo. No salimos con depresión, pero sí un poco congelados, por lo menos los que estábamos en las ubicaciones sentados. Pero nada que no se pudiera remediar con un buen café o una chela cómplice…

DG MEDIOS ©Jaime Valenzuela

Setlist Radiohead Santiago abril 2018:

Daydreaming
Ful Stop
Airbag
Myxomatosis
Where I End and You Begin
All I Need (with false start)
Pyramid Song
Everything in Its Right Place
Let Down
Street Spirit (Fade Out)
Bloom
Identikit
Weird Fishes/Arpeggi
The Numbers
2 + 2 = 5
Bodysnatchers
Idioteque
Encore:
Fake Plastic Trees
The Bends
Feral
Lotus Flower
Exit Music (for a Film)
Reckoner
Encore 2:
Nude
Paranoid Android
Karma Police

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s