[Review] VUUR – “In This Moment We Are Free – Cities”

Pocos músicos tienen el privilegio de tener una carrera tan amplia y llena de matices como la de Anneke Van Giersbergen. La holandesa tiene un hambre de crear música constantemente, no importa el estilo que sea, siempre y cuando fluya de manera natural. Y esto lo digo porque hace cuatro años cuando lanzó su último disco solista, Drive, parecía que tomaba un rumbo hacia el pop-rock que la iba a tener por un buen tiempo ocupada. Pero no, vinieron más proyectos en que coqueteaba de manera exponencial con el metal progresivo, y con VUUR llegó a un nivel donde suena más pesada que nunca.

Este nuevo proyecto nace justamente de uno anterior, de la unión de Anneke con los músicos que la acompañaron para la gira de The Gentle Storm, aquella colaboración que realizó junto al gran Arjen A. Lucassen. Existía gran expectativa por este lanzamiento, debido a que VUUR debutó primero en algunos festivales europeos antes que en estudio, por lo que ya se tenía una idea hacia donde apuntaba la banda. In This Moment We Are Free – Cities es el nombre del disco debut y tiene una particularidad, cada canción representa una ciudad que ha sido especial para la holandesa y como no, hay un guiño a nuestro Santiago, donde todos sabemos lo mucho que significa para nuestra querida Anneke, desde tiempos de The Gathering hasta la fecha.

De lleno a lo que nos convoca, abre My Champion – Berlin, que inmediatamente da muestras que lo progresivo está a ras de piel. Riffs pesados y ritmos complejos llevan la batuta en este inicio que contrastan de gran manera con la cristalina voz de Anneke, que toma muchísima fuerza en los coros. “Time – Rotterdam” lleva los sonidos progresivos a su máxima expresión dentro de esta placa, incluso jugando con el doom, donde se logra un resultado interesante, pero no tan potente como su antecesora.

The Martyr And The Saint – Beirut y The Fire – San Francisco suben el nivel y suenan envolventes, creando una gran cohesión entre los instrumentos y la voz de la holandesa, y donde destaca principalmente el trabajo de las guitarras. El hecho que en estas dos canciones hayan sacado el pie del pedal de lo progresivo les permite que fluyan de mejor manera, y a ratos la banda pareciera que se esfuerza demasiado en buscar figuras más complejas, pero cuando prefieren mantener las cosas más simples logran resultados sobresalientes. Es el caso de Freedom – Rio, donde hay ritmos complejos, sí, pero dejan espacio para que la canción respire y con la voz de Van Giersbergen logra un resultado redondo.

Uno de los momentos más destacados de este disco es Days Go By – London, que fue el primer adelanto que nos mostraron. Los músicos sonando como una máquina bien aceitada, prolijos y la voz de Anneke se roba la película (¿que raro, no?), demostrando todas sus capacidades en estos más de seis minutos de duración. Había dicho que este disco le hace un pequeño homenaje a nuestra capital. Se trata de Sail Away – Santiago y es un temazo. Debe ser la canción más simple del disco (si es que se puede decir así), pero cumple a cabalidad con su propósito. Hecha para ser tocada en vivo y que el público acompañe cantando y saltando, tal como es el público nacional.

Los grandes momentos continúan con Valley Of Diamonds – Mexico City, donde se vuelve a jugar fuertemente con los matices, con mucha luz y sombra que llevan a coros muy potentes y rockeros que a muchos los hará al menos mover la patita. Ya entrando en recta final, Your Glorious Light Will Shine – Helsinki, suena similar a lo que realizan bandas como Lacuna Coil. La canción sin ser mala, no logra brillar como algunas de las que ya repasamos. Sin embargo, todo cambia con Save Me – Istanbul, que abre con unas melodías exóticas para que nos quede claro que estamos hablando de la canción que le hace homenajes a la capital turca. Es de los cortes más pesados del disco y donde la voz de Anneke se acomoda muy, pero muy bien a las melodías orientales. Y ya para cerrar el álbum, Reunite! – Paris muestra el lado más emotivo de este nuevo proyecto, que comienza como una balada y que al correr los minutos aparecen los riffs como una verdadera muralla, muy al estilo de Devin Townsend, en una gran manera de bajar el telón.

En definitiva, este nuevo proyecto de Van Giersbergen suena muy fresco y con bastantes buenas ideas, sin embargo, a ratos pareciera que se esfuerzan demasiado en hacer que cada canción suene compleja, buscando ritmos y riffs que a más de algún oyente los dejará descolocados. De hecho, la banda brilla más cuando realizan pasajes más simples y le dan más espacio a quien es la gran protagonista de este disco. Y es que Anneke demuestra toda su versatilidad en este trabajo con un resultado deslumbrante, en que pareciera como si su voz estuviese en el mejor momento de su carrera. Bueno, hay que decirlo, todo lo que canta la holandesa es maravilloso. Este debut de VUUR dejará más que satisfechos a los amantes del metal progresivo, sólo el tiempo dirá lo que le depara a este nuevo proyecto, pero por ahora, pinta buena la cosa.

By Mato

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s