Historias de Vinyl: Tragedias que escriben historia

En el último tiempo el mundo del Rock ha sufrido pérdidas que podrían considerarse tanto trágicas como inesperadas, sólo por nombrar tres tenemos los suicidios tanto de Chris Cornell hace poco más de dos meses como el de Chester Bennington hace un par de días, y el deceso de David Zablidowsky (Dave Z), recientemente ingresado bajista de Adrenaline Mob y ex -Trans-Siberian Orchestra, producto de ese trágico accidente de carretera sufrido por la banda.

Si hacemos un repaso, no es necesario buscar mucho para darnos cuenta de que la historia del Rock está llena de muertes que han marcado un antes y un después en la historia de algunas bandas, y por qué no decirlo, en la historia de nosotros los fans. Ya sean producto de la edad o enfermedades degenerativas, de accidentes o excesos, o suicidios que muchas veces se ven ligados a esas enfermedades que no queremos ver o intentamos ignorar, como las adicciones o la depresión, la muerte y el Rock muchas veces han ido de la mano escribiendo historia.

Si me pusiera a dar nombres, probablemente estaríamos 3 días intentando subir esta columna, por eso sólo haré alusión a algunos casos puntuales aquí, rematando con el protagonista del vinilo de hoy, porque se supone que esa es la gracia de esta sección. Hay casos emblemáticos, como los pertenecientes al “Club de los 27”,  o algunos porque una puta enfermedad así lo quiso, como Lemmy, Ronnie James, Bowie, Chuck Schuldiner o Bob Marley, están los que partieron porque en algún momento de locura alguien así lo estimo como fue con Dimebag, y como metalero se me hace imposible el no mencionar el caso de Jeff Hanneman, otro al que aún le quedaba mucho por entregar.

Cuando vi la noticia del accidente que sufrió Adrenaline Mob y posteriormente se confirmó el deceso de Dave Z, se me hizo imposible no hacer algunas asociaciones, “un bajista muerto en un accidente en la carretera en medio de una gira”; el flashazo con Cliff Burton fue inevitable. Probablemente todos quienes somos fans de Metallica, y aquellos que no también se han preguntado en algún momento qué hubiese pasado si Cliff siguiera con vida. Imposible de saber. Además, en el caso particular de Adrenaline Mob, por desgracia, ya habían tenido que pasar por algo así anteriormente, cuando hace dos años su baterista, el legendario miembro de Twisted Sister, AJ Pero moría producto de un infarto mientras dormía en el bus de gira de la banda.

La muerte de Chester Bennington automáticamente me hizo recordar cuando por primera vez vi el video de “One Step Closer” (y quedé pa’ la cagá), recordé una gira de estudio y unos entretenidas anécdotas en el viaje en bus, y se me vino a la mente una conversación que tuve con una amiga un par de semanas antes. En el momento en que se dio a conocer la noticia, ella me mandó un mensaje por whatsapp recordando algo que yo le había comentado, producto de la última columna que escribí acá mismo, sobre que llegamos a un punto en el cual nos vemos casi en la necesidad u obligación de no arriesgarnos a perder ni una de las visitas que alguna de nuestras bandas favoritas pueda hacer al país, porque nada nos asegura de que no sea la última.

Sobre lo mismo me acuerdo de dos bandas que este año harán su debut en Chile, como son The Who y Lynyrd Skynyrd. La historia de Lynyrd está llena de tragedias, accidentes y una increíble fuerza, una fuerza que los llevó a seguir adelante y a no quebrarse ante todas las adversidades que la vida les ha tenido preparadas. Sobre The Who sólo lo resumiré en una frase que una vez escuché en un documental “la muerte de Keith Moon era esperable, la de John Entwistle era innecesaria”, quienes sepan cómo ocurrió cada una de ellas, las circunstancias de las mismas, sabrá entender a qué va la frase.

Cuando murió Cornell, recuerdo que a los días de que ocurrió nos juntamos con mi compadre y mientras caminábamos rumbo al bar nos pusimos a conversar sobre el tema, y mencionamos algo que James Hetfield dijo en una entrevista: “cuando estás metido en el hoyo crees que estás solo y que nadie puede ayudarte, cuando en realidad no es así”. Durante el resto del trayecto fuimos reflexionando sobre el tema, recordando a algunos conocidos y cuestionándonos, cuestionándonos sobre cómo la vida te lleva a tomar decisiones así. Preguntas que muchas veces no tienen respuesta, pero situaciones que probablemente sí son evitables.

Y así llego al último caso que mencionaré hoy. Cada vez que alguien me pide que le recomiende una banda, no digo Metallica, que es mi banda favorita, sino que nombro a Thin Lizzy, porque siento que es una banda a la cual se le ha hecho muy poca justicia, y una de esas bandas que me ha marcado enormemente. Llegué a ella por “Whiskey in the Jar” (obvio, el cover que hizo Metallica), y después fui cachando más canciones, los álbumes y la historia de la banda, y más en particular la de Phil Lynott.

La historia de Phil Lynott es tremenda, y además era un tipo que tenía un talento único, pero también tenía sus demonios, que lo persiguieron hasta el último de sus días. Cuando uno pone atención a sus letras, se da cuenta que muchas veces hablan de él, son un relato de su vida, y en algunas oportunidades son un grito pidiendo ayuda. Consciente de sus demonios y llegando a la muerte producto de ellos, su refugio era la música y su madre, quien lo cuidó hasta el día en que Phil dejó este mundo. Y así como Phil, hay otros tantos anónimos pasando por lo mismo.

Hoy no cerraré la columna ni pidiendo su opinión o su comentario, no porque no nos interese sino porque el mensaje con que quiero cerrar es otro. Tal vez tu que estas leyendo ahora estas pasando por momentos así, o conoces a alguien que está pasando por algo como esto, simplemente recuerda que por más hundido que te sientas o por más solo que creas estar, siempre hay alguien dispuesto a ayudarte o alguien que necesita de tu ayuda. A veces las cosas sólo son evidentes cuando ya es muy tarde, tratemos de revertir eso… Qué puedo decir, tal vez simplemente ando medio sensible, o tal vez llegó el momento de escribir historias que vayan más allá de la tragedia y que empiecen a dar segundas oportunidades.

By Basa

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s