Historias de Vinyl: De los arrepentidos es el reino del rock

Permítanme hacerles una pregunta, ¿quién de ustedes alguna vez no ha dicho “puta que las cagué al no ir a ese concierto”?, asumo que muchos lo hemos dicho en algún momento, y de cierta forma el relato de hoy habla un poco de eso, pero parte de una manera muy distinta, tal vez incluso peor o más estúpida.

Corría el año 2012, y se realizaba la tercera versión del Maquinaria Fest, en esta oportunidad en Las Vizcachas, o en buen chileno a la conchesumadre, pero no importaba porque este festival siempre traía consigo buenas bandas y por ende inolvidables shows (soy un viudo del Maquinaria). Una de las bandas que vino ese año fue Stone Sour, la banda liderada por Corey Taylor, que ese año debutó en nuestro país con dos shows, el primero un sideshow del propio festival, realizado en el Teatro Caupolicán el día 6 de Noviembre, y cuatro días más tarde en uno de los escenarios principales del mismo Maquinaria, el mismo escenario en donde más tarde ese día tocaría Slayer.

La cosa es que yo estaba ahí ese día, me pegué el viaje de la vida para llegar al recinto (ni hablar del viaje de vuelta, eso podría ser tema de otra columna, llegué casi a las 5 de la mañana a mi casa), y estaba presente durante el show de Stone Sour, el único problema es que en ese tiempo aún no escuchaba a la banda, por ende ni pesqué el show. Ahora, en este momento mientras escribo esta columna, e incluso mientras usted la lee, sin importar el día en que lo haga, me arrepiento más que la cresta de no ponerle atención a la banda, de hecho ahora ruego porque vuelvan a Chile, más incluso considerando que acaban de lanzar su nuevo disco, el “Hydrograd” (porfa tío Corey, vengase pa’ Chilito con los chiquillos de Stone Sour!!).

Esto me hace recordar otras malas decisiones que he tomado a lo largo de los años (no volveré a hablar de los recitales cancelados de mis comienzos), como no haber ido a ver a Overkill, o los reiterados shows de Helloween a los cuales no he ido, pero claro, en este último caso, tanto el tiempo como la paciencia me recompensan con la visita de la banda junto a los históricos Kiske y Hansen (a quienes tuve la suerte de ver con Unisonic) en esta gira de reunión tan esperada, aunque igual casi me quedé abajo, si no anuncian el segundo show (y si mi hermana no me compra la entrada por internet porque yo estaba quién sabe dónde), me toca arrepentirme nuevamente.

Pero claro, hay otro caso del cual me arrepiento y me seguiré arrepintiendo por el resto de mi vida, y ese es el nunca haber visto a Ronnie James Dio en vivo, y ocasiones tuve de sobra, pero las males decisiones me hicieron cagarla. Habrán sido unas tres o cuatro, tanto como Dio como con Heaven & Hell, nunca me lo voy a perdonar. Pero fue ese error el que con los años me ha hecho reflexionar, y hacerme siempre la misma pregunta cuando viene una de esas bandas históricas o legendarias, “¿y si nunca más vuelven a venir?” y ahí me doy cuenta de que si no voy, tal vez me arrepienta por el resto de la vida.

Bajo esa premisa he podido ver a Black Sabbath no una sino dos veces, y alejándome un poco del metal, he visto a Paul McCartney, Roger Waters, Tom Jones, Sting, Mark Farner (igual ahí tuve cuea, porque me la gané), músicos que han hecho historia, y bajo ese pensamiento espero ver a una de mis bandas regalonas en el Stgo Rock City, esos que estuvieron en legendario Woodstock ’69: The Who. Y de igual forma me encalillé más que la mierda para ir a todos los shows que me interesa presenciar durante esta segunda mitad del año, porque tal vez la plata va y viene, pero ese pensamiento de “puta que las cagué al no ir a ese concierto” puede vivir eternamente en nuestras cabezas, ya que nunca sabremos si la vida y el destino nos darán la oportunidad de enmendar nuestro “error”, cosa de que no tengamos que pasar el resto de nuestras vidas arrepentidos.

Y ustedes, ¿se han arrepentido por no haber ido a algún concierto?, o tal vez han podido enmendar eso con alguna visita posterior de esa banda, o incluso puede que la hayan ido a ver fuera de Chile, para no vivir con el arrepentimiento. Cuéntenos su historia, porque probablemente a más de alguno le ha pasado, más todavía cuando el Reino del Rock está lleno de arrepentidos a la espera de redimirse.

By Basa

1 Comentario en Historias de Vinyl: De los arrepentidos es el reino del rock

  1. Uffff siempre hay arrepentimientos y el nombre se resumen en 4 palabras: Rage Against The Machine… nunca entendí por que ese día no estaba en el estadio… a la mierda, me hiciste ponerme triste! 😛

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s