Royal Blood – How Did We Get So Dark?

Escuchar a Royal Blood es escuchar una banda que tiene urgencia. De esa por sacar de adentro de la cabeza y de las tripas un montón de cosas y sensaciones. Dejaron a muchos marcando ocupado con un disco debut descarnado y salvaje hace un par de años (entre los que me incluyo), y nos tenían esperando a ver donde seguía la cosa con el álbum siguiente. Ver donde iba la micro. Y se agradece que sigan golpeando tan fuerte y con tantas ansias, además de jugar y mezclar nuevos ingredientes.

Escuchar a este dúo de enajenados es ponerse frente a un pelotón de fusilamiento en que los tipos que te apuntan con los ojos vendados, y disparan a mansalva, pero no te llegan las balas. Es estar en medio de una balacera descomunal de guitarras, bajos y tambores, que no te dejan indiferente. Y How Did We Get So Dark?, el disco que los trae de vuelta no deja de ser potente y desquiciante, porque lo es. El chiste que se da permiso de probar, de matizar, de jugar más con los ritmos y las armonías, de ser igual de descarnado pero ahora no es tan a lo bruto. Hay distorsión igual que siempre, pero ahora juegan más con la intensidad y cuando usarla, como si todos sus pasos estuvieran fríamente calculados, aunque sabemos claramente que no es así.

La fórmula de las canciones de rock en tres minutos es casi la norma no escrita de estos ingleses buenos para el desorden. Si quieren decir “te quiero” o “te odio”, no le hacen a los rodeos, y te quieren a su lado o te mandan a la cresta sin concursos ni sorteos. Diez canciones en 35 minutos, como si estuvieramos hace 20 años atrás y se dedicaran a ahorrar cinta para la edición del cassette. Cada tema del disco es crudo como la música que hace este dúo, con agregados interesantes como uso de coros o unos teclados por ahí, pero la gran gracia es que no dan la impresión de ponerse pretensiosos o grandilocuentes. Es solo echarle un poco de canela o más azúcar al té que preparamos siempre. Igual de cargado y caliente, pero con un sabor mejorado con toques muy interesantes.

Es un disco para escuchar a rabiar mientras están fornicando a morir cuando el reloj los apura, o mientras tratan de terminar de hacer las labores del elvireo casero cuando alguien va a llegar a visitarlos pronto. Cocinando con How Did We Get So Dark? a todo volumen es una hueá que tienen que hacer alguna vez en la vida, la sopa se revuelve con onda, y pelar papas es hasta cool, mientras gritan y se pegan una chasconeá entre medio. Ellos llevan esa mezcla de blues con rock y pedales distorsionados a límites insanos, desde la cadencia calentona de She’s Creeping y Don’t Tell, hasta el riff que destruye amplificadores y orejas de Hook, Line & Sinker y Lights Out. Si quieren escuchar donde se nota más los nuevos sonidos que exploran los Royal Blood, pónganle atención a Hole In Your Heart y, sobretodo, al tema que abre el álbum, el homónimo How Did We Get So Dark?. Y si andan con ganas de conversar con el techo y arreglar el mundo, háganse esa misma pregunta mientras escuchan las diez canciones y con un vaso de lo que deseen en la mano, traten de tener una respuesta. Tienen 35 minutos para hacerlo. Si no alcanzaron, a poner play de nuevo a este discazo. No se arrepentirán.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s