Historias de Vinyl: Ese primer recital

Ese primer recital, cómo olvidar ese primer recital. Me atrevería a decir que todos aquellos que hemos asistido a uno, recordamos de manera especial el primero, más allá de cómo haya resultado. En mi caso es así, pero antes de eso, tendrían que pasar un par de situaciones particulares primero.

Corría el año 2003 y uno de los recitales más anticipados y esperados era el de Metallica, quienes se suponía volvían a nuestro país después de 4 años y yo, obviamente, tenía mi entrada en mano pues sería mi primer recital; claro que no contaba con que exactamente una semana antes del concierto la banda sacara un comunicado que decía que por motivos de salud de Lars, cancelaban su gira latinoamericana (agregue mentalmente un emoticón con una lágrima rodando por la mejilla). El sueño se iba al carajo, y había que esperar para poder ver a Metallica y para tener mi primer recital.

20170301_205558

Al año siguiente, en el 2004, un compañero me convence de ir a Edguy, en desmedro de ir a Children of Bodom, decido hacerle caso. Adivinen qué pasó… COB se presentó y Edguy canceló su visita. Reconozco que hoy en día no estoy 100% al tanto de la actualidad de cada banda, pero en esos años la rompían, pero en lo que a mí respectaba, me volvía a quedar sin recital y una leve aura de yeta empezaba a rondar mi persona.

Marzo de 2005, Anthrax se presentaría por segunda vez en nuestro país. Yo estaba en la fila para entrar al recinto, pero sucedió lo inesperado. Carabineros empezó a llegar en un número considerable y alguien, que supongo era parte de la productora a cargo, nos comunica que el show no se llevará a cabo. Nuevamente el sueño se iba a la mierda, tres veces en tres años, mi “yetitud” (no me importa si esa palabra no existe) sobrepasaba todos los límites. Mis compañeros en el liceo me agarraban para el hueveo de lo lindo y yo seguía sin mi primer recital.

20170301_204817-1

Entonces un día mi compadre, mi mejor amigo, llega a mi casa en la tarde, y antes de entrar me dice “¡Hueón, viene Judas Priest, con la formación del Painkiller, tenemos que ir!”. Probablemente él era el único que sabía por todo lo que había pasado con los tres recitales cancelados, ya que íbamos a ir juntos a los tres, así que no la dudé ni un segundo y le dije “¡Vamos!”. El detalle es que en ese momento, más allá de los clásicos-clásicos de Judas, no conocía muchas canciones (hoy en día es de mis bandas favoritas), así que como era la costumbre de esos años, le aplicamos a las descargas de internet. Ahí me enteré que venían con la gira del “Angel of Retribution”, disco que marcaba el regreso de Rob Halford y que obviamente es el álbum que inspira este relato.

Más adelante me enteré que no sólo marcaba el debut de Judas en Chile, sino que venían en el marco del retorno del festival Monsters of Rock junto a Whitesnake (otra de mis bandas regalonas) y los argentinos Rata Blanca. Y todo esto ocurriría en Septiembre, un día Martes 13, ideal para romper mi racha de mala suerte musical.

20170301_205203-1

Y llegó el día. Yo bien pollo, llegué temprano, muy temprano, ni que fuera el primer día de clases. De hecho, llevaba mi mochila y mi “colación” para no cagarme de hambre durante la espera. En mi roñosa mochila llevaba dos marraquetas con jamón y queso, y una pera. En el primer control de seguridad me quitaron la pera y a mí, el muy hueón, se me ocurrió preguntar por qué me la quitaban y el carabinero que lo hizo, de manera muy amable y con ese tono característico de “por qué xuxa me tocó hacer esta pega a mí” me dijo: “querí ver tu recital o preferí que te saquemos?”… no había necesidad de seguir insistiendo, si lo plantean de una forma tan clara y amable, a quién xuxa le importa una pera… igual me quería comer la pera (adjunte nuevamente de manera mental el emoticón con la lágrima en la mejilla).

Cuales fanáticos, corrimos como desaforados por el Estadio Nacional hasta llegar a la pista atlética y, para nuestra sorpresa, estaba terminando el show de una banda llamada Árbol, que no estaba anunciada, y de la cual nunca más volví a saber. Un rato después se vino el show de Rata Blanca y todas sus sandías caladas. Luego vino el turno de Whitesnake y un show potente, con un Coverdale con años de oficio, respaldado por una banda de lujo, arrancando con un medley de su paso por Deep Purple y cerrando con la inmortal “Still of the Night”.

Y finalmente se nos vino el plato fuerte, se apagaban las luces y en el fondo aparecía un ojo gigante y comenzaba a sonar esa inconfundible intro de “The Hellion”, que nos decía que Judas Priest por fin llegaba a Chile. Desde que apareció en escena con “Electric Eye”, Rob Halford se robó las miradas, se dio el lujo de entrar en moto, de retar al público a un duelo vocal, hizo todas esas cosas que hasta el momento uno sólo había visto en videos. Del resto de la banda no hay necesidad de decir nada, a estas alturas ya son todos leyendas por derecho propio, con una calidad que no ha mermado con el tiempo.

20170224_212032-1

Fue así como 17 canciones después, todo llegaba a su fin. No sólo fue un recital, sino que fue un festival completo, con la presencia de los dioses del metal en todo su esplendor. No recuerdo bien si cayeron un par de gotas mientras dejábamos el recinto, pero una vez afuera, nos subimos todos en el furgón del papá de un amigo de los cabros y partimos de regreso. Por un tema de logística, me dejaron a unas cuadras de mi casa y, mientras caminaba a mi hogar en medio de la noche, más adelante y en dirección contraria, venía un tipo caminando, con una polera de Judas. En el momento en que pasamos uno al lado del otro no hubo necesidad de palabras, simplemente esa mirada con la que dices “Compadre, el recital estuvo la raja. Aguante Judas”. Y fue así como en la noche de un Martes 13, mi mala suerte llegaba a su fin, y mi primer recital se transformaba en el primero de muchos, pero en uno inolvidable.

Y ustedes, ¿cómo recuerdan su primer recital, tuvieron que esperar mucho, ha pasado mucho tiempo desde que se dio?. Cuéntenos, siempre es bueno conocer las experiencias de los amigos rockeros.

By Basa

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s