Cumbre del Rock Chileno 2017

Line up Cumbre 2017

Hay discusiones eternas, como si fue primero el huevo o la gallina, o si la Cumbre del Rock Chileno tenía rock o no. El nombre del evento del sábado recién pasado lo tiene registrado quien lo organiza hace mucho rato, y el decide, cual gordito dueño de la pelota, a quién invita a su fiesta. Y no obliga a nadie a comprar entradas, así que darle más al tema, es para no terminar nunca, porque hay miles de puntos de vista. Rock o no, había un montón de artistas chilenos en un sólo evento por ver, cuestión que es bastante interesante, digámoslo, y si decidimos ir, a aperrar no más. De rock es bien poco en cuanto a nombres, es cierto, pero para pataleos, es cosa de mandar un mail a reclamos@fifa.com.

Fuimos a la Cumbre y hay harto por contar. En 14 horas de shows continuos, la mayoría bajo un calor agobiante, hubo de todo. Y ese detalle no se puede dejar pasar, ya que promediando la tarde, muchos de los casi 30 mil mortales chilensis que asistieron a la cumbre ya estaban (o estábamos) muertos, buscando sombra de cualquier forma y en cualquier lugar. Incluso, improvisando carpas con los cholguanes que cubrían la pista de rekortán. De verdad parecía campamento homeless, sumado a que el acceso al agua era lentísimo, no ayudaba a disfrutar mucho el show. Para la próxima cumbre, sería para postular al Nobel tener ojo con el horario, el calor y el recinto donde hacerlo, porque de verdad se pagaba en oro por sombra el sábado en el Nacional.

cumbre-04

Camping de cholguán. ¡Ojo emprendedores!

Harto le hinchamos las pelotas a los artistas nacionales que tienen que ser mas pro para hacer su pega. Y hay que ser sincero. La Cumbre demostró que tanto rockeros, poperos o pachangeros made in Chile le dedicaron tiempo y harto sudor al show que presentaron en el horno del Nacional. Si a la gallá le gustó o no lo que vió, eso es otra cosa. Todos los shows tenían apoyo audiovisual preparado, desplegado por las 6 pantallas gigantes que tenían los escenarios y torres de sonido. Coros, bandas de apoyo, grupos de bailarines, colaboraciones varias, daban a entender que los artistas convocados se tomaron el evento mas o menos en serio.

El sonido, en líneas generales, estuvo bien durante casi todo el día, a pesar del viento que en algún minuto corría por Santiago. Eso sí, cuando falló, fue en mala. Los casi 40 minutos que se detuvo la Cumbre por las fallas que no dejaban partir a DiaCero, la banda de los ex La Ley menos Beto Cuevas, fue un guatazo que atrasó harto todo lo que faltaba por salir a esa altura de la noche. Los Tres cantaron una canción sólo para ellos, ya que el estadio no escuchaba nada. Y Alex Andwandter tuvo su minuto de fama entre una alocución poco afortunada, y una pifia con sus bases grabadas. Ojo para la próxima con eso, ¿ya?

El punto central de la Cumbre, como fue anunciado masivamente, eran los homenajes a Jorge González y Álvaro Henríquez, por sus trayectorias y aportes al rock nacional. Y salvo un par de trofeos y actuar en los horarios estelares, bien poco de homenaje tuvo el asunto, creo yo. Se farrearon una oportunidad única de haber hecho algo más con González, teniendo 30 mil almas de público, y en el estadio a lo más granado (se supone) de los exponentes musicales chilenos de estas épocas. Por último, tenerlos en el escenario aplaudiendo al final de la última canción del ex Prisionero, habría sido un homenaje en vida como se merecía el músico chileno más influyente de los últimos 40 años. Su estado de salud no le permite mucho más de lo que pudo dar esa noche, y si era su aparición final sobre los escenarios, se pudo hacer bastante más. Y para Henríquez, fue pasarle la ferretería y a cantar. Al menos, el público los homenajeó como mejor sabe, aplaudiendo y emocionándose con sus próceres.

cumbre-01

Saiko en el escenario, y la gente entre el show y el calor.

En 14 horas hubo de todos los estilos y rock y pop y harta custión. Notables momentos fueron los shows de Sinergia y Weichafe muy temprano, la capacidad intacta de Los Tetas y Joe Vasconcellos de hacer mover a la gente a pesar del calor generoso de la tarde, la presentación de Mon Laferte, que pudo mostrar en tierra patria nacional chilensis porqué la está rompiendo en México, con un vozarrón y una puesta en escena recontrabuenas. Los Tres hicieron de las suyas con un show sólido, y los Chancho en Piedra demostrando que tienen los seguidores marranos más fieles, porque los esperaron hasta la 01 de la mañana para ver su presentación.

Sería injusto decir que fue un fiasco o una lata. Pero tampoco será una jornada imborrable. Me quedo con la posibilidad de ver a un montón de artistas chilenos en vivo, con un marco de público considerable, ya que no es algo que siempre se pueda dar. Y que la gallá pueda ver quién es quién de los artistas que se habla en medios e internerd. Que se haya transmitido en vivo el evento por streaming around the world. Que hubo gente que por una vez en su vida pudo ver a Jorge González cantando El Baile de los Que Sobran en vivo, aunque su desmejorado estado de salud no le permitiera mucho más que cantar con mucha dificultad. Para la otra, sería bueno otro recinto u otro horario o fecha, pero de nuevo bajo ese calor, sería bien tonto. Y por favor, que no termine después de CATORCE HORAS DE SHOW, porque quienes cerraban, merecían un marco mejor de público. A ver si la próxima Cumbre, si es de rock chileno…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s