Gone is Gone – Gone is Gone

Si quiere música para celebrar el triunfo de su equipo favorito, o para salir a pasear al perro, elija otro cedé y no sea pajarón. Este no es un disco feliz. Es bien denso y oscuro.
Está pintado para ponerse ropa de vikingo y salir a la calle a gritar “winter is coming”. Si anda de malas, su jefe le pintó el mono o el vecino lo despertó taladrando un domingo a las 8 am, agarre este álbum y desahogue toda la rabia y podredumbre que pueda tener en la mente. Es hasta terapéutico.
Ocho canciones en casi media hora para sacar todas las chuchás pendientes en nuestra alma, por el motivo que sea. Praying For The Danger es un tremendo tema, de esos que uno canta con el espejo enfrente y se siente casi William Wallace, solo contra el mundo, y capaz de botar un rascacielos a puro grito. Rock stoner de libro, acá se juntan cabros de Mastodon, Queens of the Stone Age y At The Drive In, para darle como caja al subconsciente chascón y no dar tregua.
Violescent, Stolen From Me y One Divided, otras imperdibles en una sesión liberadora que ningún terapeuta del tercer planeta sería capaz de desencadenar. Para escuchar solo o acompañado, pero idealmente a oscuras y a todo volumen, así resulta mejor. Vo’h dale no más.
gone-is-gone-01

Gone is Gone

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s